.comment-link {margin-left:.6em;}

domingo, julio 30, 2006

Blaxploitation (I)

No nos engañemos ni nos pongamos excesivamente gafapastas, Sweet Sweetback's Baadasssss Song es una película mala, pero mala de cojones. Técnicamente mala, mal rodada, con una audio mal grabado y realizada e interpretada por actores aficionados. Una historia tan mal contada que cuesta no perderse. Sin embargo, frikis de todo el planeta le han proporcionado el estatus de película de culto... ¿porque?

La historia comienza en lo que parece ser un prostíbulo, con un adolescente que parece ser un huerfano acogido por las prostitutas. Trabaja de palanganero y de repente se pone a follar con una de las mujeres, de forma bastante explícita para la época. Ella le dice "Oh, baby, you have a sweet, sweet back". Aparecen unos créditos y, en el siguiente plano, el adolescente es un tio de metro ochenta con el pelo a lo afro y bigote. La habitación y la mujer, sin embargo, permanecen exactamente igual. No se entiende muy bien si el chico ha crecido de golpe o si han pasado varios años.

A partir de aquí, conoceremos a nuestro héroe con el sobrenombre de Sweetback. Tras un breve paseo por su vida y milagros, en los que podemos constatar que trabaja en una especie de show para adultos follando en público, Sweetback presencia el paseíllo que unos policías blancos pretenden darle a un hermano negro. Se lia a palos con ellos, despues a patadas y remata la faena a navajazos. A partir de aquí, ya tenemos un cierto hilo argumental, la huída de Sweetback hacia la frontera mexicana con toda la policía blanca del estado en los talones.



Lo que hace realmente interesante a esta cinta no es la película en si ni la calidad de la misma, sino las historias que la acompañan. Melvin Van Peebles la rodó en 1971 con un presupuesto prácticamente nulo, ayudado por la comunidad negra de L.A. (este es el primer nombre que aparece en los créditos: Starring, the black community) y un grupo de pseudo cineastas blancos y hippies que interpretan los papeles de blancos malos, malotes.

Antes del estreno, la cinta fue clasificada como pornográfica por la MPAA a causa de la cantidad de tetas y culos que aparecen en ella. Van Peebles supo sacar partido de este inconveniente al incluir la frase "Rated X By An All-White Jury! (Clasificada X por un jurado de blancos)" en los carteles promocionales y la película se convirtió rápidamente en un éxito de taquilla muy por encima de lo esperado.

A pesar de su pobre calidad, Sweetback cuenta con unos cuantos ingredientes que la convierten en el primer film Blaxploitation de la historia. Para hacer una película de este género, no basta con que sus protagonistas sean de color. Van Peebles utiliza en el montaje final algunos ingredientes de la psicodelia de finales de los 60: imágenes sobrepuestas en negativo, trucos de revelado, colores chillones en las escenas de acción, además de una banda sonora a base de JazzFunk trepidante. Este es otro de los platos fuertes de la cinta, ya que la ambientación musical corrió a cargo de una banda que por aquel entonces aun era desconocida, y que ya desde el principio escribe su nombre con letras de oro en la historia del Funk: Earth, Wind & Fire.

Esta combinación de elementos daría forma al estilo que se forjaría a lo largo de la década. Se dice que los creadores del mismísimo icono del Blaxploitation -Shaft- al principio estaban pensando en un detective blanco, pero que decidieron cambiarlo de color al ver el éxito y las posibilidades de la ambientación de Sweetback. Héroes de color, ambiente psicodélico y urbano, toneladas de flow, el sexo como una constante y un funky muy acelerado para hacer subir la adrenalina del espectador. Ha nacido un nuevo género.

Comments:
pero se puede saber de donde sacas estas cosas, alma cándida?

:-O :-O :-O
 
Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un enlace



<< Home

This page is powered by Blogger. Isn't yours?