.comment-link {margin-left:.6em;}

miércoles, mayo 21, 2008

Garrulismo Informático

En la blogosfera hay una ingente cantidad de entradas de la categoría que podríamos llamar "anécdotas del servicio técnico" en las que suelen aparecer usuarios tan sumamente burros como para utilizar la bandeja del CD-Rom como posavasos o para quejarse de que el ordenador no les funciona cuando hay un apagón, por citar un par de clásicos. A veces parecen increíbles, pero cualquiera que haya trabajado en cualquier cosa relacionada con informática, desarrollo, redes y sistemas, bases de datos o cualquier otra actividad relacionada con el oficinismo contemporáneo sabe que la realidad supera a la leyenda urbana.

Algunos de los ejemplos mas bestias los vi al principio de trabajar en esto, cuando era un pringaíllo que iba de despacho en despacho arreglando cosas. La que mas me jodió la cabeza fue la del señor mayor que tenía como tarea fija realizar una copia de seguridad semanal de los archivos de contabilidad en un vetusto 286 con una disquetera de cinco y cuarto, de esas antiguas con discos grandes y flexibles. El hombre realizaba esta tarea de forma absolutamente rutinaria y automática, tal y como le habían explicado que tenía que hacerlo:

  1. poner disquete
  2. escribir xcopy *.* A:
  3. Pulsar [intro]
  4. esperar a que saliera en pantalla el mensaje de N archivos copiados
  5. etiquetar disquete
  6. guardar en el cajón
  7. irse pa casita.
No lo hacía mal, el pobre. Llevaba como 3 o 4 años repitiendo todos y cada uno de los pasos meticulosamente. Tan meticulosamente que en el paso 5, etiquetar el disquete, grapaba la etiqueta. Tenía dos cajones llenos de disquetes perfectamente etiquetados y ordenados cronológicamente. Eso si, todos inservibles.

En otra ocasión me encontraba en el despacho de un arquitecto, el cual me vino a formular esta ininteligible pregunta:

- ¿como puedo hacer que los documentos desaparezcan del listado?

Cuando te preguntan algo así, siempre te tienes que morder la lengua para no decir "¿de que coño me estás hablando?". Es un clásico, como te ven trabajando con ordenadores deben creer que eres algo así como un hacker de esos que tienen superpoderes. Y como tienes poderes y puedes leer su mente, no hace falta que te diga que está haciendo, ni con que programa, ni que es lo que espera que suceda al hacerlo, ni que es lo que sucede en realidad.

Al final, lo que hacía era escribir cartas con un procesador de textos cualquiera y lo que quería era borrar las que ya no necesitaba. El problema era que -según él- despues de borrarlas seguían apareciendo ahí, en "el listado", que no era otra cosa que el cuadro de diálogo que te sale al abrir o guardar documentos. Lo gracioso era el procedimiento que seguía para borrar los archivos. Abría uno, ponía un dedo sobre la tecla Suprimir y esperaba pacientemente a que se fueran borrando todos los caracteres. Luego guardaba los cambios. Tenía cientos de documentos vacíos y guardados con este procedimiento.

En otra ocasión un tipo me tuvo 40 minutos al teléfono porque no tenía la contraseña "de internet". Al final, resulta que estaba conectado a internet desde hacía horas, que tenía el navegador delante de sus narices y que como página de inicio tenía la página principal de hotmail. Y, claro, como ponía "introduzca su nombre de usuario y contraseña para continuar" la neurona coja que le quedaba se le había bloqueado y no podía ir ni para atrás ni para adelante.

Estos son solo tres ejemplos, pero tengo muchas mas anécdotas igual de chorras de gente que aparentemente era normal, pero que al sentarse frente a una pantalla se volvía completamente estúpida y disfuncional. Y hablo en pasado porque todas estas historias se ubican en mi época de pringaíllo del servicio técnico, que curiosamente coincide con el apogeo del garrulismo tecnológico: la década de los 90. Afortunadamente, parece que con el cambio de siglo el usuario medio se ha ido adaptando a trabajar con otras maquinitas además de la fotocopiadora y la de café. O a lo mejor como ya no voy por las oficinas reinstalando programas no veo el garrulismo actual. De todos modos, no importa cuan alejado esté tu puesto del helpdesk puro y duro. Ya puedes ser administrador de redes y sistemas o desarrollador de aplicaciones, que mientras se sepa que trabajas en algo relacionado con IT, siempre habrá alguien que vendrá a pedirte auxilio... lo malo es como lo piden. Esta sería una petición estándar:

- Oye, que iba a imprimir y me sale un mensaje en la pantalla!!
- ¿y que pone?
- puessss... no lo se... Espera un momento, ¡¡ahora vuelvo!!

Luego están los que piden las cosas dramatizando, para captar mas tu atención:

- Oye, que iba a imprimir un documento superimportante de la muerte que me ha pedido el jefe del tu jefe y que es muy urgente y me sale un mensaje en la pantalla!!
- ¿y que pone?
- puessss... no lo se... Espera un momento, ¡¡ahora vuelvo!!

Y finalmente, están los que pretenden traspasarte SU problema completamente, consecuencias incluidas.

- Oye, que iba a imprimir un documento superimportante de la muerte que me ha pedido el jefe del tu jefe y que es muy urgente y me sale un mensaje en la pantalla!!
- ¿y que pone?
- puessss... no lo se, pero si no se imprime va a ser terrible porque lo necesita para una reunión con unos tios muy poderosos que llevan corbatas de las que son caras.
- ya... ¿y que pone en el mensaje?
- espera un momento, que voy a mirarlo

No me importa ayudar a quien tiene un problema, pero no hay que acostumbrarlos a que levanten un dedo y vean como dejas lo que estás haciendo para correr en su auxilio. Nunca es tan importante y nunca es tan grave como dicen. Si hay algo de lo que esté completamente seguro, es de que la inmensa mayoría de peticiones de auxilio se deben a chorradas como pianos. Si te lees el mensaje que aparece en pantalla, verás que pone que no hay papel en la puta impresora o que esta está desenchufada. Si, si. Ya se que es estresante tener prisa por imprimir o por hacer algo y que en vez de salir el papelote impreso o suceder lo que quieras que suceda, te salga un cuadro de diálogo requiriendo tu atención... Y lo se porque, oh, fijate, a mi también me pasan estas cosas mientras estoy trabajando.

Supongo que en un mundo perfecto, por cada persona trabajando frente a un ordenador habría un informático de guardia justo detrás de su cogote, el cual estaría siempre disponible para echarle una mano, aclararle las dudas que le vayan saliendo o prestarle alguna neurona auxiliar. En el mundo real, las cosas son siempre un poco mas difíciles. Solo un poco.

Comments:
Aquí tecnófoba número 747 pidiendo permiso para aterrizaje...


maRia
 
Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un enlace



<< Home

This page is powered by Blogger. Isn't yours?